Limpieza y mantenimiento de encimeras, Materiales de encimera, Trucos y consejos

CÓMO LIMPIAR UNA ENCIMERA DE PORCELÁNICO

Las encimeras de cocina son uno de los elementos más visibles de esta estancia, además de ser la superficie sobre la que se trabajan los alimentos. Por lo que deben estar siempre limpias y en perfecto estado, así como ser totalmente higiénicas.

En Internet existen infinidad de guías o artículos donde explican cómo limpiar diferentes tipos de encimera, pero cuesta encontrar artículos que especifiquen los cuidados que debe tener una encimera de cocina porcelánica. Puede que se deba a que es un material novedoso y su uso en encimeras es reciente, o porque debido al poco mantenimiento que necesitan nadie se preocupa en escribir sobre ello. Así que hoy vamos a hablar de los cuidados y el mantenimiento que necesitan este tipo de encimeras, y os daremos así las recomendaciones sobre cómo limpiar una encimera de porcelánico.

Las encimeras porcelánicas son muy resistentes. Es un material excelente para este tipo de superficies por sus prestaciones, características y el poco mantenimiento que requieren. Es el material ideal para una cocina. Una estancia con mucho trasiego y que se ensucia continuamente, ni más ni menos porque es el lugar donde se cocina. En ella se sirve la comida, se mancha con salpicaduras, ácidos, alimentos, líquidos…Y lo que queremos es limpiar lo menos posible y de la manera más fácil.

Pues aquí el porcelánico es el rey. En primer lugar porque debido a su porosidad casi nula no absorbe las manchas. Además gracias a su característica de gran formato, muchas de las piezas pueden instalarse sin juntas o con juntas semi invisibles que no acumulan suciedad y se limpian más fácilmente.

Limpieza diaria

Para la limpieza diaria de una encimera de porcelánico bastará con pasar una bayeta húmeda con agua y jabón o detergente común. ¿Fácil, verdad?

Aunque es recomendable no usar productos abrasivos ni estropajos duros, el porcelánico se caracteriza por su alto grado de resistencia a la abrasión y al rayado, por lo que no debes preocuparte por este aspecto. Puedes utilizar desengrasantes tipo KH7, o pulverizar con un multiusos. Retira el producto con un paño húmedo y seca con papel de cocina para un acabado perfecto.

Limpieza de manchas por alimentos, líquidos, ácidos…

Es recomendable limpiar la mancha lo antes posible y no dejar que se seque para facilitar su retirada. Pero seamos sinceros, es muy habitual que dejemos una mancha y no la limpiemos al instante. Con el porcelánico no hay problema, la mancha no penetrará por su baja porosidad.

Para quitar una mancha incrustada más fácilmente, humedece la zona con agua caliente y deja que se reblandezca un poco la suciedad. Retira con un paño limpio y seca.

Limpieza según el tipo de manchas

Si nos encontramos con manchas de cal, muy comunes en algunas zonas de España debido al alto contenido en agua, utiliza vinagre o un limpiador específico para la cal, tipo Viakal. Déjalo actuar un par de minutos y retira con agua.

Para las manchas de vino, aceite, café o limón, que tanto preocupan al hablar de las encimeras de cocina, aplica simplemente un detergente común o lavavajillas y acabarás con ellas.

Para manchas de óxido también puedes usar productos de limpieza específicos para la cal y tu encimera quedará como nueva.

Las manchas de tinta o sangre se eliminan aplicando un poco de lejía o disolvente diluidos en agua. Frota suavemente con un estropajo y retira el excedente con una bayeta húmeda. Seca para que el acabado sea espectacular.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *